juliol 16 2019 0Comment

El diagnóstico en salud mental debe de ser un punto de partida para tomar medidas que alivien el sufrimiento y mejoren el bienestar.

ElDiario.es, 16/07/2019

Ann Robinson

Un estudio reciente cuestiona la validez de los diagnósticos psiquiátricos y es un buen recordatorio de que en ocasiones las etiquetas pueden ser poco útiles

Según la investigadora principal del estudio, la doctora Kate Allsopp, “las etiquetas de diagnóstico crean la ilusión de una explicación, pero no tienen ninguna base científica y pueden fomentar estigmas y prejuicios”. Allsopp confía en que sus hallazgos sirvan para que los profesionales de la salud mental vayan más allá de los diagnósticos y consideren otras explicaciones del sufrimiento mental, como el trauma y las experiencias adversas.

De acuerdo con su coautor, Peter Kinderman, el “estudio proporciona aún más pruebas de que en psiquiatría el enfoque de diagnóstico biomédico no está cumpliendo su función”. “En la práctica, diagnósticos aceptados generalmente como ‘enfermedades reales’ se hacen siguiendo un modelo inconsistente, confuso y contradictorio con criterios que en gran medida son arbitrarios. El sistema de diagnóstico asume erróneamente que toda angustia es provocada por un trastorno, y confía demasiado en criterios subjetivos sobre lo que es normal”.

¿Se terminarán entonces los diagnósticos específicos en los trastornos relacionadas con la salud mental? ¿O tener una etiqueta y una razón que explique su sufrimiento alivia a los pacientes en las profundidades de su angustia? ¿Son los diagnósticos reduccionistas? ¿Estigmatizan? ¿O son por el contrario un requisito imprescindible para el tratamiento, la protección legal contra la discriminación y el apoyo de las autoridades?

Según el psiquiatra y profesor Simon Wessely, el estudio es la última salva dentro de una antigua pelea de académicos “muy en contra de los diagnósticos y tratamientos que utilizamos y que no parecen ser demasiado partidarios de la psiquiatría y de los psiquiatras en general”. En su opinión, el diagnóstico psiquiátrico es siempre un proceso en construcción, diferente al que se haría de una enfermedad como la tiroides usando solo un análisis de sangre: “El diagnóstico es sólo el comienzo de una serie continuada de encuentros (entre pacientes y psiquiatras) y no excluye una formulación mucho más compleja de acuerdo con las necesidades de cada individuo”.

Podeu llegir tot l’article aquí: https://www.eldiario.es/theguardian/etiquetas-mental-inutiles-diagnostico-partida_0_920758167.html

afatrac